NUESTROS ORIGENES

Mio Buenos Aires es el resultado de la idea de traer el espíritu del vino de Mendoza a Buenos Aires. Sus dueños, descendientes de familia de inmigrantes italianos, cuarta generación de wine-makers, pero por sobre todo amantes del vino quisieron traer de Mendoza el recorrido de la uva transformándose a través de las vetas de los toneles de la bodega familiar; las puertas de Mio Buenos Aires. La uva y el vino son parte de la biografía, de la crianza de los niños, de la admiración por los viñedos y del amor por su producto final, el vino está en cada rincón de Mio Buenos Aires y de su historia.
No hay otro agasajo más íntimo y elegante que ofrecer a los huéspedes la posibilidad de probar los mejores y más exclusivos vinos de Mendoza, elegidos y catalogados en la cava de Verdot Wine Bar. Mio Bueno Aires combina todo lo bueno del lujo y el servicio y lo completa con esta unión inextinguible con el vino. Trae a la ciudad lo mejor de Mendoza, ofreciendo una experiencia que queda en la memoria, como el Malbec argentino.

MEET SOME OF OUR STAFF

DISEÑO Y VANGUARDIA

BAÑERAS MIO

Las bañeras han sido creadas por Mario Dasso, un talentoso argentino cuyo arte es esculpir la naturaleza. Mario cuenta que él no elige su árbol, prefiere internarse en el monte y dejarse sorprender. Escuchar esa voz interior que lo guía, la misma que escuchaban sus ancestros mapuches. La madera llega a sus manos cuando ella lo decide. Frente a él encuentra el caldén, un gigante rendido. El artista trabaja con árboles que la naturaleza mató. En La Pampa dicen que cuando un caldén muere deja de observar y empieza a contar. Este artista de La Pampa no elige a su árbol, lo encuentra, tampoco elige la obra final, sale a buscarla. Cada obra es única y tiene un mensaje.
Las bañeras fueron esculpidas exclusivamente por el artista para MIO BUENOS AIRES.

NUESTRAS PUERTAS

Las puertas de MIO BUENOS AIRES provienen de viejos toneles de vino, puro roble francés centenario. Es posible observar en sus vetas el recorrido del vino, su prestancia y sentir la dedicación con que fueron trabajadas. Y sellan el vínculo inextinguible entre Mio Buenos Aires y el vino.